Importancia de la donación voluntaria

 Numerosas investigaciones y publicaciones demuestran, a nivel nacional y mundial, que la donación más segura es aquella aportada por personas no coaccionadas, que eligen libre y voluntariamente donar su sangre sin esperar que los llamen y sin esperar nada a cambio. Estos documentos enfatizan la necesidad de identificar y elaborar estrategias que promuevan este tipo de donaciones ya que los donantes voluntarios y habituales garantizan la mayor seguridad transfusional.

Más Info: http://www.massangremasvida.org/educacion/hemoterapia/

La seguridad transfusional requiere:

  • que la unidad de sangre provenga de un donante voluntario y habitual;

  • que se realicen todos los estudios para la detección de Infecciones Transmisibles por Transfusión (ITT) y

  • que se realice un exhaustivo examen clínico al paciente para asegurar una adecuada indicación transfusional.

Los donantes habituales y voluntarios representan por sí mismos un seguro de calidad: se acercan a donar sangre sin ninguna coacción y buscan ayudar al otro, a quien no conocen pero saben que existe y necesita de ellos. Estos donantes se contraponen a los donantes de reposición quienes, exigidos por el entorno familiar y social, pueden verse obligados a omitir, durante la entrevista, algunas cuestiones relacionadas con su salud o con situaciones de riesgo a las cuales pudieron estar expuestos y por lo que no deberían donar sangre en ese momento.

Algunos hábitos o situaciones de riesgo excluyen de donar sangre, ya sea en forma temporaria o definitiva. Es por esto que para donar sangre se realiza una exhaustiva entrevista al respecto, observando muy atentamente el buen estado de salud del donante. De no ser así, como medida de protección, la persona no podrá ser donante en esa oportunidad.

Compartir